Aconsejar mal a un cliente del servicio de un abogado puede salir caro

Aconsejar mal a un cliente del servicio puede salir caro. Según confirman desde el despacho de abogados de Málaga Perezpalma Una sentencia de la Audiencia Provincial ha confirmado la condena a un letrado por negligencia profesional, exigiéndole una indemnización de veintisiete y trescientos treinta y tres euros, tras haber provocado, con su mala praxis, que su clienta fuera condenada a abonar las costas de un procedimiento.

En este caso, la clienta se hallaba inmersa en un procedimiento de liquidación de una sociedad de gananciales constituida con su exmarido. Su letrado solicitó incluir en el inventario bienes y derechos por un valor de trescientos euros, a pesar de saber que eran privativos del esposo. La solicitud fue desestimada y la clienta debió pagar costas.

Según la sentencia, si bien hubiese sido la clienta quien insistió en la necesidad de incluir dichos recursos, el letrado debe saber que, pese a haber sido adquiridos con posterioridad al matrimonio, se consideran privativos por ser objetos de uso habitual del marido. Además de esto, recuerda que tampoco puede ser ganancial el incremento patrimonial conseguido por el valor de la sociedad cuyas participaciones sociales le fueron transmitidas por sus padres antes de la celebración del matrimonio. La audiencia considera que pretender incluir estos recursos en el activo del inventario de la sociedad de gananciales forma una evidente negligencia del letrado que nunca puede imputar a su cliente del servicio, a menos que hubiese salvado su responsabilidad o bien hubiese recibido información errónea.

Se demuestra que hay un vínculo causal entre la negligencia profesional del abogado y el daño provocado a su clienta.